fbpx

Sal de todo lo que te hace mal…

Rompe las cadenas, suelta y déjalo ir

A veces salir de determinados temas nos cuesta mucho. Pero cuando algo no nos hace bien es necesario salir y cerrar el ciclo para que podamos dejar que entre el nuevo ciclo.

Desembarazar o liberarse de algún lugar estrecho o peligroso. Salir también es libertarse, desembarazarse de algo que ocupa o molesta. Algunas veces hay que dejar ir todo lo que ya no nos hace sentir bien.  

Salir es la moda del momento. Salir de ambientes pesados, de personas que se quejan, de personas negativas, de relaciones tóxicas, aléjate de las personas que te retrasan.

Sabemos que cada día que pasa nos hacemos mayores y acumulamos muchas pérdidas. Perdemos amigos, padre, madre, hijos, parejas, perros, gatos etc… 

Perdemos juventud, fuerza, forma física y cabello. Perdemos trabajos, dinero, objetos. Todo envejece, ahí fuera y dentro de nosotros también.

Hay momentos en los que echamos de menos nuestro pasado, y un montón de recuerdos vuelven a nuestras cabezas, las canciones, los libros y las películas nos hacen volver al buen tiempo que había allá atrás. Y pasamos a vivir de esos recuerdos que hemos vivido. Y muchas de las veces nos cuesta cerrar estos ciclos.

Hay muchos, lamentos inevitables y dolorosos que hemos vivido. Todavía hay fotos envejecidas, ropa que ya no nos queda, bicicletas oxidadas, cartas de novias, niños, videos de antaño.

Antes de comenzar una nueva historia, aprenda a terminar sus ciclos. ¡Esto puede ser lo que necesitas para tener una vida más feliz!

Cerrando ciclos

Hay que cerrar los ciclos, no por orgullo, ni por incapacidad, ni por soberbia, sino simplemente porque aquello ya no encaja en tu vida.

Cierra la puerta, cambia el disco, limpia la casa, sacude el polvo, deja de ser quien eras y transfórmate en quien eres de verdad.

En la vida hay que tener un equipaje más ligero, que no sea sobrecargado de cosas que no valgan la pena, ni llevar un pasado lleno de culpa y dolor sobre tus espaldas.

Yo desde que aprendí a cerrar ciclos vengo teniendo cambios notorios en mi vida. También a partir del momento que aprendí a soltar y dejar ir vivo sin resistencias y me entrego a la paz infinita en mi alma.

El tiempo trae consigo la conciencia de que las despedidas, los finales y los fines y los cierre de ciclos son inevitables.

Cerrando ciclos con gratitud

Conclusión

Siempre hay que saber cuándo una etapa llega a su fin. Cerrando ciclos, cerrando puertas, terminando capítulos; no importa el nombre que le demos, lo que importa es dejar el pasado, los momentos de la vida que ya se han acabado.

Cuando aprendemos a cerrar ciclo avanzamos nuevas etapas de nuestras vidas, y pasamos la página del libro que ya no hace falta.

No es nada fácil, pero cuando aprendemos a cerrar ciclos, avanzamos en nuestras vidas. Darle las gracias por cada etapa que se cierra en tu vida.

Hay un pasaje en las escrituras sagradas que me gusta mucho:

“Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora”...  Eclesiastés 3:1

¡Un abrazo! ¡Gratitud siempre!

Si te ha gustado, compártelo 🙂

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Introduce tu nombre
Introduce tu correo electrónico
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

También podría gustarte...